Dueña de funeraria en Colorado diseccionaba cadáveres en secreto y vendía partes de cuerpos sin el consentimiento de sus familiares

En lugar de cremar los cadáveres en su funeraria, Megan Hess diseccionaba y vendía partes corporales sin el consentimiento de los familiares para fines educativos o para cirugías

Una expropietaria de una funeraria de Colorado se declaró culpable de diseccionar cadáveres en secreto y vender partes de cuerpos sin el consentimiento de sus familiares en duelo.

Megan Hess, quien operaba la funeraria Sunset Mesa en Montrose y un negocio de partes del cuerpo humano llamado Donor Services desde el mismo edificio, admitió en un tribunal federal el martes haber defraudado al menos a una docena de familias que habían pagado para que sus seres queridos fueran incinerados.

En lugar de incinerar los cuerpos, extrajo cabezas, espinas dorsales, brazos y piernas y luego los vendió, según los registros judiciales.

Los fiscales piden que Hess, quien anteriormente se había declarado no culpable, sea sentenciada a entre 12 y 15 años de prisión. Ha estado en libertad bajo fianza desde su arresto en 2020. Su abogado defensor ha solicitado una sentencia más leve de dos años.

En 2009, Hess y su madre, Shirley Koch, lanzaron una organización de servicios de donantes sin fines de lucro llamada Fundación Funeral Sunset Mesa, un “servicio de intermediarios corporales” que opera desde la funeraria y hace negocios que venderían partes del cuerpo a terceros, principalmente para cirugías y otros fines educativos.

La pareja cobró a los clientes $1,000 dólares o más por cremaciones que nunca ocurrieron.

Para maximizar las ganancias, Hess se centró en familias pobres y vulnerables, que luchaban mientras hacían arreglos en los últimos días de sus familiares, según documentos judiciales.

También ofreció cremaciones gratuitas a cambio de una donación de cuerpo.

Muchas familias recibieron cenizas mezcladas con los restos de diferentes cadáveres, dijeron los fiscales. Un cliente recibió una mezcla de hormigón en lugar de los restos de su ser querido.

Hess falsificó docenas de formularios de consentimiento de donantes de cuerpo, encontraron investigadores federales.

Un exempleado la acusó de ganar $40,000 dólares al extraer y vender los dientes de oro de algunos de los fallecidos como parte del macabro plan, según documentos judiciales.

“Reunión con el hospicio el día 4… abriendo las compuertas de los donantes”, escribió Hess a un posible comprador de partes del cuerpo en 2014.

“Tienen cuatro o cinco muertes por día. ¡¡¡¡Prepararse!!!! … ¿Qué tal una oferta de espinas embalsamadas completas … $950 (dólares)? Si bien es ilegal vender órganos como corazones, riñones y tendones para trasplante en los Estados Unidos, la venta de cadáveres y partes del cuerpo para uso en investigación o educación no está regulada por la ley federal.

(c)…laOpinion….@cvennoticias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s