Por qué la muerte del mexicano Gonzalo Artemio López causó tanto alivio en Texas 

Los habitantes de Texas respiraron aliviados este viernes después de que Gonzalo Artemio López, un reo fugitivo sospechoso de matar a cinco personas tras fugarse de la prisión donde cumplía cadena perpetua por asesinato, fuera abatido por la policía.

La historia de Gonzalo Artemio López, quien en la espalda lucía un tatuaje que decía “mexicano”, es digna de una serie de televisión. De 46 años, se había escapado espectacularmente el pasado 12 de mayo de una cárcel en el condado de León, entre Dallas y Houston.

Desde entonces era objeto de una persecución masiva, la más grande en la historia reciente de ese estado en del sur de Estados Unidos.

La muerte de estas cinco personas inocentes, un adulto y cuatro menores, es una “absoluta tragedia”, dijo Jason Clark, portavoz del Departamento de Justicia Penal de Texas (TDCJ). “Pero respiramos aliviados de que Gonzalo Artemio López no pueda lastimar a nadie más”, agregó durante una improvisada rueda de prensa.

Condenado en 2006 a cadena perpetua por un bárbaro asesinato cometido con piqueta y un secuestro, Gonzalo Artemio López inspiraba miedo.

Físicamente, hubiera estado perfecto en el papel de “chico malo” de una serie de Netflix: la cabeza rapada, la cara cuadrada, los pectorales salientes, tatuados como sus bíceps y su espalda ancha. 

En resumen, un perfil de matón, que se volvía aún más peligroso por sus conocidas afiliaciones con la mafia mexicana y sus pandillas activas en prisión.

FUGA DE PELÍCULA

Las condiciones de su escape ilustran su implacable determinación. Ese día, Gonzalo Artemio López iba a ser trasladado de su prisión en Gatesville a otra de Texas, en Huntsville, para una consulta médica. 

Iba a ser un viaje de unos 260 kilómetros, realizado en un autobús penitenciario bien custodiado por agentes armados. Su prontuario requería vigilancia especial y ser colocado en una jaula metálica, con los pies y las manos encadenados.

Las autoridades no lograron explicar cómo pudo abordar con un cuchillo casero que llevaba escondido, y luego deshacerse de sus grilletes. Gonzalo Artemio López cortó además el tabique metálico de su jaula, logrando pasar a la cabina del conductor y obligándolo a detener el autobús.

Según informaron, se desató entonces una pelea entre el detenido y el conductor, afuera del vehículo. Gonzalo Artemio López apuñaló al oficial en la mano y en el pecho. 

Otro oficial armado, apostado en la parte trasera del autobús, descendió a su vez para tratar de neutralizar al detenido. Pero Gonzalo Artemio López logró volver a subirse a la cabina del conductor y tomar el volante, dejando atrás a los dos guardias. 

Estos abrieron fuego, perforando una llanta trasera del vehículo, que se había vuelto difícil de maniobrar. De hecho, un kilómetro más lejos Gonzalo Artemio López se salió de la ruta y abandonó el autobús y sus ocupantes y se metió en un bosque.

c..Newsweek

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s