Fórmula 1 en Miami, el 8 de mayo, será uno de los eventos más emocionantes del año.

Fórmula 1 de Miami trae carreras, demanda y mesas de US$100.000

Bloomberg

Para los aficionados al automovilismo, la primera carrera de Fórmula Uno en Miami, el 8 de mayo, será uno de los eventos más emocionantes del año.

Precedido por un día de práctica y un día de rondas de clasificación, el Gran Premio de Miami de F1 Crypto.com contará con la participación del siete veces campeón Lewis Hamilton y los líderes actuales Charles LeClerc, Max Verstappen y Sergio Pérez, quienes competirán alrededor de una pista de 5,3 kilómetros en el Hard Rock Stadium dentro del Autódromo Internacional de Miami. Solo la capacidad del estadio es de 80.000 personas, de acuerdo a los organizadores

La carrera sigue a los grandes premios de Australia e Italia en una temporada en la que el dominio de Hamilton en Mercedes se ha desvanecido a medida que nuevos pilotos, como Carlos Sainz y George Russell, han ido ganando protagonismo. Mientras LeClerc de Ferrari lidera con la mayor cantidad de puntos ganados, Verstappen y Pérez lo siguen de cerca. Hamilton, por su parte, está en el séptimo puesto. Pero la auténtica superestrella, que recientemente fue nombrada caballero por el príncipe de Gales en el castillo de Windsor, ha ganado más carreras que nadie en la historia del deporte, y sigue siendo una amenaza importante para alcanzar el podio.

Con entradas para el fin de semana de la carrera a partir de casi US$1.000 y pases de admisión general para un solo día desde cerca de US$600, Miami F1 también promete ser uno de los eventos automovilísticos más caros del año. Los paquetes de hospitalidad de tres días, todavía disponible en línea a partir del 25 de abril, comienzan en torno a los US$4.800.

Pero es todo lo que ocurre fuera de la pista en Miami lo que hará que el fin de semana sea realmente glamoroso. Los mejores ejemplos no están cerca del circuito.

Para celebrar la ocasión, y sacar provecho de los famosos aficionados al deporte más adinerados, Major Food Group, cuyo imperio de lujo se extiende por Nueva York, Las Vegas y Hong Kong, abrirá un local especial en Carbone Beach para quienes estén dispuestos a pagar US$3.200 por persona por una comida, o US$30.000 por mesa.

El St. Regis Bal Harbour ofrece un Paquete Diamante de US$110.000 para los aficionados a la F1 que incluye el diseño de joyas de diamantes a medida de De Beers, una cena privada y una experiencia de maridaje de vinos, el uso de una villa privada frente al mar y un vuelo privado de ida y vuelta a Miami de EvoJets. El Faena Hotel Miami Beach y Red Bull brindan a los huéspedes que reserven al menos cuatro noches en una suite especial acceso a eventos seleccionados y actuaciones de DJ, así como invitaciones a su suite de hospitalidad con champán en el circuito.

El Eden Roc Hotel Miami y el Nobu Hotel Miami Beach ofrecen paquetes de carreras virtuales de F1 y de recuperación con habitaciones que oscilan entre los US$1.700 y los US$5.000 por noche; las promociones proponen afinar los reflejos de los aficionados a las carreras a través de videojuegos de carreras en la habitación, y luego restaurar su piel y sus tímpanos en el spa después de un día bajo el sol escuchando a las máquinas girar alrededor de una pista a más de 120 decibelios.

La plataforma de intercambio de criptomonedas FTX, junto con Mercedes-AMG Petronas y el fabricante de relojes IWC Schaffhausen, organizarán un festival de conciertos de tres días encabezado por Disclosure. El club nocturno E11even Miami ofrecerá una semana de fiestas antes de la carrera, encabezadas por Rick Ross, Tiesto, Diplo y Travis Scott. Los precios de las mesas oscilan entre US$5.000 y US$100.000.

Camino lleno de baches

La ostentación viene acompañada de cierta irritación. Lejos de un circuito situado en el corazón de una ciudad, como el Gran Premio de Mónaco, la pista de F1 de Miami, que es temporal —completada con arena importada para una playa falsa de unos 2.200 metros cuadrados—, está ubicada más cerca del aeropuerto que de las luces de South Beach.

La ubicación se considera una especie de premio de consuelo para el propietario de los Miami Dolphins y del Hard Rock Stadium, Stephen Ross. En 2015 intentó sin éxito comprar una participación mayoritaria en la F1, por lo que se volcó en traer la F1 a Florida. En un principio, Ross esperaba celebrar la carrera en el centro de Miami, hasta que se encontró con una fuerte resistencia por parte de los residentes de la ciudad, preocupados por la contaminación acústica y las molestias logísticas. Así que en 2019 acordó gastar US$40 millones en la construcción de una pista personalizada en el estadio de la NFL en Miami Gardens. Ross, junto con el director ejecutivo de los Miami Dolphins y el Hard Rock Stadium, Tom Garfinkel, quien es el socio gerente de la carrera, firmaron el año pasado un acuerdo para asegurar el evento durante 10 años.

Pero la gente que vive cerca del circuito tampoco lo quiere allí.

El 20 de abril, un juez del Tribunal de Circuito de Miami-Dade rechazó una orden judicial para detener la carrera después de que más de una docena de residentes de Miami Gardens presentaran una demanda para suspender el evento. Miembros de la clase trabajadora, predominantemente negra, expresaron su preocupación por el ruido ensordecedor de las carreras de autos y la logística de hacinamiento que supondría la invasión de su barrio por cientos de miles de turistas. Los organizadores del Gran Premio informaron que, ya en noviembre, más de un cuarto de millón de personas se habían registrado previamente para comprar entradas.

Ganando velocidad

La celebración de un evento de F1 a nivel local es un concepto novedoso para Estados Unidos, aunque Ross no es el primer magnate que intenta llevar la serie a lo que se considera su mayor mercado potencial.

Mientras que los aficionados europeos, asiáticos y sudamericanos llevan mucho tiempo adoptando este deporte, los estadounidenses históricamente han bostezado cuando se trata de carreras al estilo de los grandes premios. Miami es solo el undécimo lugar de EE.UU. en el que se disputa la F1 desde que comenzó en Silverstone (Inglaterra) en 1950; los circuitos que se probaron en lugares como Dallas, Detroit, Indianápolis, Long Beach (California), Phoenix, Sebring (Florida), y Watkins Glen (Nueva York) carecieron de poder de permanencia.

No ha ayudado a la popularidad el hecho de que EE.UU. no haya tenido un campeón mundial de F1, o incluso un piloto de F1 exitoso, desde que Mario Andretti ganó en 1977. La escudería Haas F1, de propiedad estadounidense, se encuentra actualmente en la séptima posición entre 10 equipos en la clasificación de la temporada 2022.

Pero el surgimiento de varias carreras de F1 en suelo estadounidense, en Austin desde 2012 y, el próximo año, en Las Vegas, ha ayudado a construir una base de fanáticos. Al igual que ha mejorado la cobertura televisiva y la muy popular serie documental de Netflix “Formula 1: Drive to Survive”, que relata de cerca las rivalidades entre pilotos y equipos.

El interés por la F1 en EE.UU. está en su punto más alto, según Google Trends. El 70% de los 400.000 asistentes a la F1 en Austin el año pasado nunca habían asistido a una carrera de F1, según los organizadores. Mientras tanto, en Miami, la escena automovilística más vibrante de Florida, los clubes de autos y las boutiques que venden exóticos modelos usados han brotado como manglares. Los paquetes de hospitalidad, tanto oficiales como independientes, para la carrera de Miami se agotaron hace tiempo. Proliferan las escuelas de conducción influenciadas por las carreras y los brillantes libros de sobremesa que reviven los días de gloria de la Fórmula Uno.

Nota Original:

Formula One Miami Brings Racing, a Lawsuit and $100,000 Tables

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s