Aplicaciones dominantes: cómo disminuir la influencia de Facebook para salvar el mundo 

Las aplicaciones de Facebook son populares en casi todo el mundo. No obstante, tal vez todos estaríamos mejor si no lo fueran.

El costo humano más vergonzoso de la empresa —su contribución a la violencia, la trata de personas y los abusos de gobiernos autoritarios— se ha producido mayormente en países fuera de Norteamérica y Europa occidental como India, Honduras, Birmania, Etiopía y Filipinas.

¿Qué pasaría si Facebook se retirara de muchos de los países donde su red social y sus aplicaciones de Instagram y WhatsApp han provocado un daño profundo, aunque le hayan dado una forma de expresión a la gente que no la tenía?

A pesar de los años con titulares terroríficos, Facebook no ha logrado un progreso constante para resolver sus problemas. Tal vez haya llegado el momento de que la empresa simplemente salga de países como Birmania y Azerbaiyán hasta que le dedique el mismo nivel de dinero, atención y competencia intercultural a su presencia en esos lugares como lo hace en Estados Unidos y Francia (además, Facebook también está lejos de ser una plataforma perfecta en los países ricos).

No culpo a ninguno de ustedes por pensar que una estadounidense como yo está siendo elitista al sugerir que, después de que “Facebook destruyó la democracia en muchos países del mundo”, como lo expresó la periodista filipina Maria Ressa, la gente de esos lugares estaría mejor sin esa red.

Sin embargo, tal vez todos deberíamos hacernos preguntas radicales sobre los horrores de Facebook: ¿es una opción realista que mejore o la solución es que se reduzca? ¿Y si nadie pudiera o debiera operar un mecanismo de comunicación a la velocidad del rayo y con una enorme influencia dirigido a miles de millones de personas en casi todos los países?

Hay una profunda ironía en mi sugerencia de que un Facebook menos global podría ser mejor. El poder de la gente para usar la red con el fin de expresarse, colaborar y desafiar a la autoridad es más profundo en lugares donde las instituciones son débiles o corruptas y los ciudadanos no han tenido una voz. En esos lugares también es donde Facebook ha provocado el mayor daño y donde la empresa y el mundo han prestado menos atención.

La compañía liderada por Mark Zuckerberg volvió a quedar en el centro de un nuevo escándalo tras una serie de reportes publicados por The Wall Street Journal

Sentí una familiaridad nefasta al leer la serie de artículos de The Wall Street Journal sobre Facebook, en particular uno que detallaba cómo sus empleados luchaban contra abusos constantes en los países en vías de desarrollo, incluidos la forma en que los carteles de las drogas usan las aplicaciones de Facebook para reclutar sicarios y cómo los gobiernos usan la red para incitar a la violencia étnica.

Tres años después de que Naciones Unidas concluyó que el Ejército de Birmania convirtió a la red social en una herramienta de propaganda para promover un genocidio, el reportaje de The Wall Street Journal sugirió que Facebook repitió algunos de los mismos errores y permitió que esto volviera a ocurrir en Etiopía.

The Wall Street Journal escribió que, como en Birmania, el personal y los sistemas computarizados de Facebook no pudieron comprender los dialectos de la mayoría de las publicaciones que estaban alentando a la violencia en contra de un grupo étnico perseguido, blanco de una limpieza étnica, según el gobierno de Estados Unidos. Los etíopes y los empleados de Facebook le habían advertido a la empresa de este riesgo.

¿Cuántas veces tenemos que leer historias similares desde Sri Lanka, Honduras y Filipinas antes de llegar a la conclusión de que quizá Facebook no tiene la capacidad de operar en lugares donde la gente es más vulnerable a los abusos en línea?

¿Quién controla a Facebook en su lucha contra las fake news?

Facebook suele decir que fuera de su país de origen dedica recursos considerables para identificar y borrar cuentas que difunden propaganda peligrosa o, si no, se usan para engañar o lastimar personas.

Es difícil imaginar que Facebook se retire del mundo por su propia decisión, pero hacerlo no sería un golpe catastrófico para las finanzas de la empresa. Aunque es verdad que una inmensa mayoría de los usuarios de Facebook vive fuera de Estados Unidos, Canadá y Europados terceras partes del ingreso de Facebook provienen de estas regiones.

De manera similar, Amazon genera más o menos el 90 por ciento de sus ingresos tan solo en cuatro países —Estados Unidos, Alemania, el Reino Unido y Japón— y pocas personas creen que la concentración mundial de la empresa esté siendo un lastre.

Dirigir una empresa mundial en Internet no es una labor sencilla. Sin embargo, también es difícil ver que Facebook se usa como una herramienta para promover la violencia étnica y el abuso autoritario y aceptar que eso es un inconveniente defendible porque conecta al mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s